miércoles, 19 de febrero de 2014

La euforia contagiosa


Pensé que ser feliz era una aspiración tan válida como hacer la revolución; que si no tenía la sabiduría para procurarme mi propia felicidad, mucho menos que pudiera salvar el mundo.

(…)En aquella góndola me di cuenta que ya nunca me conformaría con el gozo pasivo o los placeres puramente sensoriales, que para mí ya nada podría competir con la euforia contagiosa de los sueños colectivos. 

Gioconda Belli


No hay comentarios:

Publicar un comentario